Microsismos son ocasionados por fallas geológicas cercanas a la CDMX

Redacción Noticias MX.- Los micro sismos registrados recientemente en la Ciudad de México, principalmente en la Alcaldía Álvaro Obregón, son ocasionados por fallas geológicas cercanas a la capital del país, y no a construcciones de edificios o trabajos en el Metro, aseguró el Maestro Xavier Enrique Osorio Muñoz, docente de UVM campus Coyoacán, quien imparte las materias de Cimentaciones, Geotecnia y Mecánica de Suelos.

Estas fallas geológicas se formaron con el cinturón geo volcánico alrededor del Valle de México. “Estamos rodeados por el Popocatépetl, el Iztaccíhuatl, el Nevado de Toluca; estos volcanes que se fueron formando en épocas geológicas, y sobre los que quedaron fallas”, expresó.

Osorio Muñoz,  recordó que la Ciudad de México se encuentra en una región sísmica y los movimientos telúricos que registran son sismos por placas tectónicas. 

“Los sismos de 1985 y 2017 fueron provocados por la tectónica de placas, es decir, la placa oceánica se estaba metiendo por debajo de la placa continental, el efecto de este rozamiento generó una onda sísmica, en este caso (los microsismos), son ocasionadas por estas fallas geológicas como las que tenemos en la Alcaldía Álvaro Obregón, que es la parte en donde se han sentido movimientos, a causa de estas ondas sísmicas, este es básicamente el origen”, dijo el experto en sismología.

Sobre el porqué no se ha activado la alarma sísmica, el experto en Sismología, recordó que los movimientos no proceden de la Placa de Cocos –ubicada frente a las costas de Guerrero y Chiapas-, que es donde se encuentran los sensores.

El docente, citando información del Servicio Sismológico Nacional, señaló que se trató de varios sismos de magnitudes pequeñas, de 2 a 3, surgidos a una profundidad de 3 km. “La onda sísmica va subiendo y al salir a la superficie genera otro tipo de ondas que se llaman superficiales, que son las que se van moviendo y transportando”, finalizó. 

Comentó que sí puede haber movimientos provocados por actividad humana, pero estos son de muy baja magnitud. “También cabe la posibilidad que haya movimientos inducidos por el hombre, pero sus magnitudes son muy bajas. Puede ser, por ejemplo, cuando hay derrumbes de cavernas, de minas, que sí se sientan pequeños sismos”, mencionó.
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto